Viaje 1: Australia

Del blog de Kéroul y sus historias de personas que viajan, publicamos en español textos escritos en francés por un estudiante de nuestra escuela: Stephen Pilotte . Viaje 1: Australia. Traducción: Stephen Pilotte.

*Pequeña aclaración: en este Viaje 1: Australia, Stephen dice en su narración a mí no me gusta la palabra discapacidad en español…¡y es verdad! Creo que habría que buscar otra palabra más amable para las personas, por ejemplo, que no pueden caminar, ver, hablar, escuchar, etc.

Con nosotros, viaje 1: Australia

En marzo del año 2011, mi novia Nathalie y yo fuimos a Australia por una estancia de un mes, que nos encantó completamente. Visitamos cuatro ciudades: Sydney, Adelaide, Alice Springs y Darwin. Cuatro ciudades en tres estados distintos: New South Wales (Sydney), South Australia (Adelaide) y dos en el estado de Northern Territory (Alice Springs y Darwin).

Desde Sydney, tomamos un avión y tardamos 2 horas en llegar a Adelaide. Una semana después, subimos al Ghan, un tren que atraviesa Australia de sur a norte, así también como en sentido contrario de norte a sur, hasta la ciudad de Darwin. Un trayecto de 48 horas que cortamos en 2 para pasar una semana en Alice Springs.

Desde el principio hasta el final

La diferencia la mayoría de los turistas y yo, es que estoy en silla de ruedas. Decidimos planificar nuestro viaje desde principio al fin y nuestra experiencia fue maravillosa. ¡Australia nos sedujo! Este artículo, sin embargo, no trata de las bellezas de este país, sino de los desafíos de viajar en silla de ruedas. En primer lugar: el avión.

En el aire

Viajamos con Air Canada, Virgin Blue y Qantas. Recibimos servicios muy profesionales de parte de los 3 transportistas, sin jamás tener la impresión de que éramos un problema más para ellos. El vuelo de Montreal a Sydney es obviamente largo, muy largo. Antes de irnos, nos habíamos comunicado con Air Canada para decirles que tendrían una persona discapacitada (palabra que no le gusta a Analhi…) a bordo. La empleada fue muy comprensiva y buscó asientos cerca de los baños. Desgraciadamente, cometió un error y nos puso en asientos cerca de la cola del avión, aunque los baños accesibles son los del medio… Otra cosa: cuando lean “baños accesibles”, no esperen milagros. Siguen siendo baños en un avión, entonces son muy pequeños. Si eres contorsionista, estarás bien.

Sydney, New South Wales

Desde el aeropuerto de Sydney, tomamos el tren suburbano, accesible hasta la estación central. De ahí, caminamos hasta el albergue juvenil, donde alquilamos una habitación por cinco días con ducha y baños accesibles. No tuvimos ninguna dificultad para encontrar hoteles accesibles. Además, durante nuestro viaje, dormimos en un albergue juvenil, dos hoteles de cuatros estrellas y un motel. Los precios estaban alrededor de $150 por noche.

Lo que pudimos ver de Sydney, durante los pocos días que nos quedamos allí, fue todo accesible, aunque fuera la parte más turística. Es fácil encontrar baños accesibles, lo que suele ser un problema para las personas discapacitadas (con la palabra que no le gusta a Analhi), incluso en Norteamérica. Es más, pueden tomar el monorraíl para una visita divertida, aunque de alcance limitado. Nosotros tomamos también el “ferry”, un barco para ir a Manly. Una vez más fue accesible y barato. No tomamos el autobús en Sydney, pero durante nuestra visita en Adelaide, en South Australia, tomamos el autobús y, sobre todo, el tramway.

Viaje 1: Australia
Nathalie y Stephen en Australia.

Adelaide, South Australia

Desde nuestro hotel en Adelaide, pudimos fácilmente ir a pie hasta el muelle de embarque del tramway. Si van hasta el centro de la ciudad, ¡es gratis! Además, para visitar el lindo balneario de Glenelg cerca del golfe de Saint-Vincent, a unos 30 minutos de Adelaide, el precio del tramway es muy razonable. Un día, fuimos a la oficina del transporte público para preguntar cómo llegar al parque Cleland National Wildlife Park. El empleado nos dio toda la información que necesitábamos. Entonces, pudimos caminar entre los canguros, tejón australiano, y el otro emblema de Australia, el koala.

A bordo del Ghan

Quisimos visitar viñedos en el valle de Barossa. Desgraciadamente, no encontramos ninguna empresa que ofreciera visitas guiadas accesibles, y no había transportes públicos para llegar. Nos hubiéramos visto obligados a solicitar los servicios de una empresa que organiza visitas para grupos pequeños, aunque hubiera sido mucho más caro. Después de una semana en Adelaide, tomamos el tren que se llama el Ghan para irnos a Alice Springs. El Ghan no es accesible para las personas discapacitadas (¡Analhi!), pero los empleados de la Great Southern Railways fueron muy amables. Pude abordar el tren con mi silla de ruedas y luego trasladarme a mi banco. Tomamos el Red Service y por lo tanto no teníamos litera. ¡Es muy especial viajar durante 24 horas a través el sur de Australia para llegar al Red Center! ¡En marzo de 2011, el centro de Australia estaba verde! Normalmente, el color dominante es un rojo ocre, pero debe haber llovido mucho durante los meses pasados. Entonces, cuando llegamos a Alice Springs, el intercomunicador del tren nos dio la bienvenida al “Wet Center”.

Uluru y el Desert Park

Queríamos ver Uluru, el monolito legendario que se encuentra a unas cuatro horas de Alice Springs. Reservamos nuestra visita guiada por medio del lugar donde nos alojábamos. Desgraciadamente, la mañana de nuestra partida, la persona que debía ayudarme a subir a bordo del autobús no estaba en el punto de encuentro. Por eso, no pudimos ir.

Los propietarios del motel Alice Motor Inn contactaron la empresa y lograron organizarse para otro día y, esta vez, sin gastos. Durante los dos días que los dueños intentaban arreglar las cosas, nos fuimos a la oficina de turismo del Northern Territory. Los empleados de la oficina fueron muy simpáticos y llamaron ellos mismos a otra empresa que les había dicho que tenían un autobús que podría hacer el truco. Cuando vimos el autobús en cuestión, notamos que había cinco escalones, aun cuando les habíamos dicho que no podía caminar… Al día siguiente, tomamos un taxi para visitar el hermoso Desert Park. ¡Qué manera agradable de descubrir la flora y la fauna paseando por estos parques y jardines botánicos!

Darwin

Una semana después de nuestra llegada a Alice Springs, retomamos el Ghan para ir al norte, hasta Darwin. Nos quedamos allí por una semana y pudimos recorrer el largo de la bahía en el hermoso parque del bicentenario, que se encontraba frente a nuestro hotel. Habíamos decidido pagar un hotel un poco más lujoso, y alquilamos una habitación con balcón y cocina pequeña. Por las noches, al volver de nuestras largas caminatas, nos instalábamos allí con un vaso de vino mirando las hermosas puestas del sol.

Para planificar su viaje

El internet es una herramienta fantástica para planificar un viaje. Además, es útil cuando los movimientos y accesibilidad son más problemáticos. Australia tiene un sitio web oficial e informaciones para las personas discapacitadas (palabra que no le gusta a Analhi). Fue muy fácil comunicarnos por correo electrónico con los hoteles, las compañías aéreas, las compañías de ferrocarril, etc., para hacerles preguntas. Un consejo: sean lo más claro posible, porque decir que están en silla de ruedas no pinta el cuadro completo. ¿Silla de ruedas manual o eléctrica? ¿Se pueden trasladar? El sitio de Kéroul también tiene mucha información sobre este tema.

Si tuviéramos que empezar de nuevo, la única cosa que haría diferente sería buscar más información para encontrar una empresa que ofrezca visitas guiadas accesibles. Y si un día tengo la suerte de volver a Australia, prometo usar más los transportes públicos para visitar más de las ciudades de este hermoso país, sin caminatas demasiado largas.

*Próximamente más traducciones como Viaje 1: Australia, hechas por nuestro equipo de traducción de estudiantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.