Aprender español

Aprender español es un gran propósito de año nuevo. En realidad, es un gran propósito en cualquier momento del año. Pero ¿por qué? Hay muchas razones para hacerlo. Hoy, les compartiré dos evidentes y otra no tanto. Aquí, voy.

Razón 1: evidente

Aprender cualquier lengua es maravilloso. Todas las personas que hablan otro idioma, además de su lengua materna, viven el mundo de otra manera. Como siempre digo en mis clases, en muchas ocasiones la traducción es imposible.

En francés, cuando saludamos a alguien, podemos decirle:  Ça, va?  Ça, va, toi? Expresión que, traducida al español, se convierte en un despropósito comunicativo. Sería: ¿Eso va? ¿Eso va, para ti? O algo similar…

Es muy bello, saludar en francés y vivir en francés. Entonces, ¿para qué traducir? ¿por qué mejor no aprender y hablar la lengua que nos gusta sin traducción para, por ejemplo, leer libros o escuchar música comprendiendo su significado en profundidad?

Razón 2: evidente

Aprender español es ser capaz de comunicarse con una gran parte del mundo, cada vez más y más grande. Debido a las migraciones, que están sucediendo en este mismo instante cuando estoy escribiendo esto y ustedes leyéndolo, miles de personas se están moviendo de un lugar a otro en búsqueda de un hogar mejor.

Igualmente, y por causas menos drásticas, hay gente que va de un sitio a otro porque le gusta conocer espacios nuevos, trabajar con nuevos desafíos, relacionarse en una lengua distinta a la suya. En parte, este ha sido mi caso, mi razón para aprender francés. Aunque, debo decirles, que también ha sido la misma migración que nos obliga a salir de nuestros países con tantas dificultades.

aprender español es maravilloso
Aprender español es maravilloso

Razón 3: no (tan) evidente

Una buena razón para aprender español es experimentar el amor y el cariño de otra forma. ¿Acaso es lo mismo la amistad en todos los países? Como todo, creo que sí y no. Sí, porque hay muchas cuestiones culturales que nos unen y que son universales. No, porque hay muchas otras cosas que son particulares, como la misma idiosincrasia de cada pueblo.

Por eso, aprender una lengua, aprender español, nos ayuda a vivir nuestros afectos de modo distinto. Relacionarse con una persona que habla otro idioma tiene que ver con intercambiar constantemente experiencias de vida, momentos únicos, costumbres diferentes.

Este intercambio cultural nos hace crecer, ser mejores personas y ser más felices. ¿A poco no? Como aprendí a decir en español mexicano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *